MIEL DE TOMILLO

Dicen que el que la prueba, nunca olvida su sabor y aroma. Tener un tarrito de auténtica miel de tomillo en tu casa, será una gran experiencia.

Color amarillo anaranjado, a veces con matices rojos que palidecen cuando cristaliza.

Aroma potente, embriagador,  con claro componente fenólico. Sabores suaves que duran en boca.

En Boca es dulce, pero delicado al mismo tiempo, con un toque de acidez muy particular. 

Tiene escasa tendencia a cristalizar y muestra granulación gruesa cuando lo hace.